Revista

Agustín: Trabajo por ser el mejor secretario de Desarrollo Social del país

Por Luis Gabriel Osejo
Fotos: Fabián de la Vega
Producción: Nodo

Tengo casi 10 años de conocer a Agustín Dorantes. Desde que fue secretario de Acción Juvenil del PAN queretano. Ha sido dos veces secretario de Desarrollo Social, dirigente estatal del PAN y diputado local. A pesar de su edad, 36 años, tiene recorrido un largo trecho en la administración pública y en la política partidista.

Es mesurado. Creo que es de los políticos más institucionales de nuestro tiempo. No le urge su futuro político. Sabe que éste pasa por su partido, los tiempos de su partido y por hacer un buen papel en el gobierno que encabeza Mauricio Kuri González, a quien reconoce como su amigo y su jefe político.

Frena cualquier intento de pregunta sobre su futuro, aunque todos sabemos que es uno de los favoritos para quedarse con la candidatura al senado de la República.

Recorre los 18 municipios y sus comunidades. Lo vemos en la sierra y en San Juan del Río; lo vemos en Amealco y al día siguiente en Arroyo Seco. En gobierno se le reconoce por trabajador. Generalmente, sus días son de hasta 18 horas de trabajo.

‘Yo quiero ser reconocido como el mejor secretario de Desarrollo Social del país. Quiero dar resultados porque estos se transforman en beneficio para los sectores más vulnerables del estado, eso es lo que quiero’.

Lo dice convencido. No es un discurso más. Quizá por la experiencia que ha adquirido en los últimos 20 años que ha estado en la política.

Abogado de profesión, por la Universidad Autónoma de Querétaro, sigue preparándose. Es maestro en gestión e innovación pública por la misma universidad y actualmente cursa el doctorado por el ITAM.

Conoce a fondo, como pocos, la problemática de los sectores más vulnerables del estado. No por nada es la segunda ocasión que encabeza la Secretaría de Desarrollo social. 

Le brillan los ojos cuando le pregunto ¿qué es lo que lo hace feliz? Me dice que su familia, su esposa Laura, y servir a la gente. Se emociona al recordar las anécdotas de la gente que su secretaría ha ayudado a tener más oportunidades. El piso no es parejo para todos, dice, ‘no todos tienen o tuvieron las mismas oportunidades para tener éxito o tranquilidad económica, y es ahí donde la secretaría entra’.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También mira
Close
Back to top button