Descubre estas grutas con aguas termales a solo dos horas de Querétaro

El estado de Hidalgo, con su rico legado minero y colonial, no solo atrae a los amantes de la historia, sino que también es un imán para los aficionados del ecoturismo. Entre las formaciones geológicas de sus cañones se esconde Xajhá, un paraíso natural que recompensa a los más intrépidos. Aunque el acceso no es sencillo, las aguas termales, grutas, cascada de agua cristalina y rutas de senderismo que ofrece, bien valen la travesía. Este enclave mágico promete vistas espectaculares y encuentros sublimes con la naturaleza, convirtiéndose en un destino imperdible para quienes buscan experiencias que pongan a prueba su resistencia y espíritu aventurero.

Ubicado a solo dos horas en coche desde Querétaro y cerca del encantador Pueblo Mágico de Zimapán, Xajhá requiere un viaje multifacético para llegar. La travesía comienza atravesando una presa y un imponente túnel para llegar al estacionamiento. Desde ahí, una caminata acompañada por un guía lleva a los visitantes a descender el cañón, cruzando riachuelos y subiendo montículos de piedras. Este esfuerzo se ve recompensado al llegar a las grutas, donde un río de aguas cristalinas y vistas asombrosas de los cañones esperan. Las grutas de Xajhá son en realidad aguas termales que pueden alcanzar temperaturas superiores a los 40 grados, ofreciendo una experiencia única que combina aventura y relajación.

El viaje culmina en un oasis de paz y serenidad, ideal para recargar energías antes de regresar a la vida cotidiana. Xajhá no solo es un lugar para admirar, sino también para disfrutar de diversas actividades. Los visitantes pueden lanzarse por una tirolesa, recorrer los alrededores en cuatrimoto o incluso acampar bajo las estrellas. Así, Xajhá se consolida como un destino que ofrece una mezcla perfecta de adrenalina y descanso, haciendo que cada momento de la visita sea inolvidable.